Luchona que se respeta… no se atiene

“Por es nadie te quiere, por cabrona”, esa frase me ha perseguido en mis breves días pisando este maravilloso planeta.

En algún momento intenté “hacerme un poco tonta” para ver si así lograba complacerme respecto a alguien o algo, pero fue peor; querer ser quien uno no es para complacer a otros o peor aun, en mi caso, para autoindicarme que algo debe ser como lo estipula la sociedad, es nefasto.

¿Porqué dejar de ser uno mismo con el fin de agradar o te agraden?, no es justo, no es ético y no es leal. Si algo he aprendido en estos 42 años de trabajo y esfuerzo, de ponerme a estudiar para aprender, de desvelos, de trabajos extra, de “dar hasta que duela”, es que nadie va a vivir mi vida mejor o peor que yo, y obviamente prefiero vivirla bien a estar esperando de afuera, lo que se que tengo a dentro.

Hace no mucho tiempo simplemente en tareas de casa entendí que, si es mi casa yo me encargo de ella, este es mi espacio, es mi recinto y aquí mando yo, son mis reglas porque mi casa la adquirí con lo que hago, con lo que sé y con lo que estoy dispuesta a hacer por lo menos para llevar una vida, si no de lujos, si con algo de remanso.

No voy a negar que en más de una ocasión ya he deseado tener a mi lado a alguien que me apoye, me respalde, o simplemente al llegar la noche me acomode y me diga “chiquita, agárrate ahí te va el mejor masaje de tu vida”, no importa que no tenga final ardiente, pero que si lo tenga plácido, cálido y con plena seguridad que estoy con alguien que se equipara a mi, no solo en lo que tengo, sino en lo que se puede llevar a vivir en equipo.

En tanto ir y venir, en tantas experiencias buenas y malas, unas llenas de conocimiento, otras por mera pretensión, reconozco en este momento de mi vida en el que aun mis ojos aun miran, mis oídos escuchan y mi olfato impera, ¡no es posible atenerse a nadie ni esperar que nos resuelvan la vida!….

La felicidad debe sorprendernos trabajando y no descargando en otros lo que por mera comodidad, flojera o desánimo, en nuestras manos, ojos, cerebro y ánimo tenemos.

Simple catarsis de domingo….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s